URIDU Salud Familia Trabajo

¿Soy menos importante que un niño?

La opinión que una mujer tiene de sí misma se desarrolla a medida que ella crece. Es importante que una niña aprenda a apreciarse a sí misma desde pequeña, para que pueda desarrollarse plenamente y para que pueda ayudar a mejorar su comunidad. Es mucho más probable que una niña aprenda esto si su familia y su comunidad demuestran que la estiman.

En muchos lugares, a las niñas se las enseña a creer que ellas son menos importantes que los niños. Ellas aprenden a sentirse avergonzadas de sus cuerpos y del hecho de ser mujeres. Además aprenden a aceptar menos educación, menos comida, más abuso y más trabajo que sus hermanos varones. Esto no sólo les perjudica la salud directamente, sino que hace que ellas mismas se menosprecien. También daña su capacidad de tomar las decisiones correctas para tener una vida más sana en el futuro. El que las niñas sean criadas de esta forma, demuestra que sus comunidades no las valoran tanto como a los varones.

Pero si la comunidad de una niña reconoce el valor de cada persona - sin importar que la persona sea hombre o mujer - la niña crecerá sintiendo que ella puede mejorar su vida y la de su familia y sus vecinos.

El modo en que una comunidad trata a las mujeres también afecta la forma en que una familia trata a sus niñas. Por ejemplo, si una comunidad piensa que las jóvenes deben adquirir habilidades, será más probable que una familia que vive allí quiera que su hija vaya a la escuela el mayor tiempo posible. Pero en una comunidad donde a las mujeres sólo se les permite hacer ‘trabajo de mujeres’ y donde ellas no pueden participar en las reuniones públicas, será mucho menos probable que las familias piensen que sus hijas deban recibir una educación.