URIDU Salud Familia Trabajo

¿Cómo puedo relajarme?

Descanso

La mayoría de las mujeres trabajan muy duro para la supervivencia de sus familias cocinando, acarreando agua y recogiendo leña. Si una mujer trabaja además fuera del hogar, su carga es doble. Tras trabajar todo el día en una fábrica, en una oficina o en el campo, al volver a casa se enfrenta a su segundo trabajo: ocuparse de su familia. Este abrumador esfuerzo puede causar agotamiento, desnutrición y enfermedades, puesto que carecen del tiempo necesario para descansar o suficientes alimentos que le aporten la energía que necesita para afrontar sus tareas.

Para ayudar a una mujer a reducir su carga de trabajo, los miembros de la familia pueden compartir las tareas del hogar. Cocinar, limpiar y cargar leña y agua con otras mujeres (turnándose o trabajando juntas), puede contribuir a aliviar el peso de sus responsabilidades. Tenga o no un trabajo remunerado, probablemente necesitará ayuda para cuidar de sus hijos. Algunas mujeres organizan cooperativas para el cuidado de los niños, de tal manera que una de ellas los cuida para que las otras puedan trabajar. Cada una de ellas paga algo de dinero a la ciudadora, o bien se van turnando entre todas para hacerlo.

Si una mujer está embarazada, necesitará descansar aún más. Puede explicar a su familia por qué necesita descansar y pedir que le ayuden más con su trabajo.

Ejercicio

La mayoría de las mujeres hacen ejercicio más que suficiente en el desempeño diario de sus tareas. Pero si una mujer no se mueve mucho mientras trabaja (si, por ejemplo, está sentada en la oficina o de pie en la fábrica todo el día) debería tratar de caminar y hacer estiramientos todos los días. Esto le ayudará a mantener fuertes su corazón, sus pulmones y sus huesos. Si usted tiene que estar de pie o sentada por mucho tiempo en el trabajo, eso podría causarle problemas de salud. A veces, los problemas no aparecen hasta después de meses o años. La mayoría de ellos pueden evitarse.